Hechos científicos en la Biblia – Ray Comfort

Lectura número 12 terminada el 13 de diciembre de 2019.

Realmente no sé cómo enfocar el comentario de este libro. Estoy por decir que desde la primera página página hasta la última no dice más que tonterías, pero no es cierto.

El nivel de tonterías dichas va in crescendo conforme nos acercamos la final del libro, con las tracas finales sobre la falsedad de la evolución y, como el propio autor dice, si la evolución es cierta, la Biblia es falsa (y viceversa), por lo tanto se dedica a desmontar el tema de la evolución con las tonterías y los errores habituales en este tipo de obras, comenzando con el hecho de que el hombre no desciende del mono, sino que ambos, mono y hombre, tienen antecesores comunes. ¿Tan difícil de entender es? Parece ser que sí, o más bien no se quiere entender.

Ya he dicho que el nivel de tontería del libro va subiendo poco a poco hasta terminar en el tema de la evolución. Por ejemplo, al principio del mismo se citan una serie de frases de la Biblia en las que se afirma que en los tiempos anteriores a Cristo ya se sabía que la Tierra flotaba en el espacio, o el ciclo del agua o de las corrientes marítimas.

Sin embargo, el autor astutamente oculta todos los textos en contra de eso mismo, porque si la cosa estuvo tan clara, no entiendo yo cómo pudieron hacer abjurar al Galielo, por poner un ejemplo.

Otra de las cosas que comentas es que la mayoría de científicos antiguos creían en Dios, incluyendo a Newton. Normal, como todos en aquella época. Imagino que hasta Giordano Bruno lo hacía.

Y en la actualizad la mayoría de científicos creen en Dios, al menos en alguna variante como el de Spinoza, que eso tampoco lo dice.

En resumen, un libro bastante cutre y parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.